Un inhibidor de JAK produce impresionante crecimiento del cabello en pacientes con alopecia areata

Advertisements

Baricitinib, inhibidor oral de la cinasa de Janus (JAK) de tipos 1 y 2, produjo considerables tasas de crecimiento del cabello con tolerabilidad aceptable en pacientes con alopecia areata, según los resultados de dos estudios de fase 3 presentados en el Congreso de la European Academy of Dermatology and Venereology (EADV) 2021.

Advertisements

En los dos estudios, la alopecia areata grave, definida como una puntuación en la Herramienta de Gravedad de la Alopecia (SALT) ≥ 50, fue un requisito para el reclutamiento. El criterio principal de valoración fue una puntuación ≤ 20 en SALT, lo que significa una cobertura de 80% del cuero cabelludo.

“La media de la puntuación en SALT al ingreso en el estudio fue de 85”, comunicó el Dr. Brett King, Ph. D., profesor asociado de dermatología de Yale University School of Medicine, en New Haven, Estados Unidos. Explicó que la escala SALT fluctúa de 0 (ninguna pérdida del cabello) a 100 (pérdida completa del cabello). Alrededor de 45% de los pacientes de los estudios de fase 3 tuvo alopecia universal.

En los dos estudios (BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2), se observó respuesta con baricitinib después de aproximadamente 4 semanas. La respuesta aumentó constantemente durante las 36 semanas de tratamiento. Al final de las 36 semanas, cuando las curvas de respuesta todavía tenían una trayectoria ascendente, la proporción de los pacientes con la dosis de 4 mg de baricitinib que habían logrado una puntuación ≤ 20 en SALT habían alcanzado 35,2% en el BRAVE-AA1 y 32,5% en el BRAVE-AA2.

Los estudios casi idénticos BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2 incluyeron 654 y 546 pacientes, respectivamente. Los pacientes fueron aleatorizados en una proporción de 3:2:2 para recibir baricitinib (dosis de 4 mg, 2 mg) o placebo. Todos los tratamientos se administraban una vez al día. El crecimiento del cabello de las cejas y las pestañas fueron criterios secundarios de valoración.

Se observó un claro efecto de las dosis: el crecimiento del cabello aumentó con más rapidez con la dosis de 4 mg de baricitinib que con la dosis de 2 mg. La diferencia entre el tratamiento activo y el placebo fue significativa a las 16 semanas con la dosis de 4 mg. A las 24 semanas la ventaja de la dosis de 2 mg sobre el placebo también alcanzó la significancia. La tasa de respuesta con la dosis de 4 mg fue de casi el doble.

Al final de los estudios de 36 semanas la proporción de pacientes en tratamiento con baricitinib en dosis de 2 mg que lograron el criterio principal de valoración fue de 21,7% y 17,3% en los ensayos BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2, respectivamente. Entre los pacientes que tomaban placebo el criterio principal de valoración se cumplió en 5,3% y 2,6%, respectivamente, al concluir los dos estudios.

Las diferencias en las respuestas con las dosis de 4 mg y de 2 mg fueron más altas de manera estadísticamente significativa, en comparación con placebo (p≤ 0,001 para las dos dosis frente a placebo).

Advertisements

Utilizando un sistema de puntuación para la pérdida de cabello de las cejas y las pestañas, la puntuación de pacientes que alcanzó una puntuación de 0 (cobertura completa) o 1 (lagunas mínimas) también fue superior en los dos estudios para los pacientes que tomaron la dosis más alta de baricitinib. Este nivel de respuesta lo alcanzaron casi 31% a 35% de los que tomaron la dosis de 4 mg en los estudios BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2 (p ≤ 0,001 frente al placebo). Con la dosis más baja las tasas fueron de 19,1% y 13,5%, respectivamente. Este criterio de valoración se alcanzó en solo 3% de los pacientes que tomaron placebo.

Las tasas de efectos adversos fueron moderadamente más altas en los dos grupos asignados a tratamiento activo que en el grupo asignado a placebo. Los efectos adversos más comunes con baricitinib consistieron en infecciones de vías respiratorias altas, nasofaringitis, infecciones de vías urinarias y cefalea, de acuerdo con el Dr. King.

“La mayor parte de los efectos adversos fue leve a moderada”, dijo. También informó que ninguno de estos efectos adversos representó más de 10% de los pacientes y no hubo casos de otras infecciones oportunistas, eventos tromboembólicos o perforaciones del tubo digestivo. Las tasas de suspensión a causa de los efectos adversos con el tratamiento activo fueron < 3% en los dos estudios.

Los inhibidores de JAK en la actualidad se utilizan para tratar diversas enfermedades inflamatorias. Baricitinib está aprobado actualmente para el tratamiento de la artritis reumatoide. Puesto que es muy variable la especificidad de su inhibición de las cinasas de JAK (JAK1, JAK2, JAK3 y TyK2), estos fármacos no parecen ser intercambiables en lo que respecta al efecto clínico.

Advertisements

La alopecia areata es un trastorno común que puede tener un gran impacto adverso en la calidad de vida, señaló el Dr. King. No se dispone de un tratamiento apropiado para este trastorno, por lo que existe una gran necesidad no cubierta. Aunque se necesita seguimiento más prolongado para evaluar la eficacia y la tolerabilidad sostenida, considera que estos resultados son promisorios para un tratamiento que tiene un beneficio clínicamente significativo.

Este aspecto fue reiterado por la Dra. Yolanda Gilaberte Calzada, Ph. D., jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Miguel Servet, en Zaragoza, España, quien fue moderadora de la sesión en la que el Dr. King presentó estos datos. La Dra. Gilaberte expresó entusiasmo sobre la promesa de baricitinib, en particular en lo que respecta a la proporción sustancial de pacientes que lograron grados significativos de reaparición del cabello.

“Todos estaremos muy contentos de contar con opciones para tratar la alopecia areata”, destacó la Dra. Gilaberte, quien predijo que las dosis más altas de baricitinib serán seleccionadas para desarrollo clínico, dada su mayor eficacia con poco incremento en los problemas de tolerabilidad.

Eli Lilly proporcionó financiación para los estudios BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2. El Dr. King tiene relaciones económicas con Arena, Aclaris, Bristol-Myers Squibb, Concert, Pfizer, Regeneron, Sanofi Genzyme y Eli Lilly. La Dra. Gilaberte ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Ted Bosworth es un periodista médico con sede en Nueva York.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Leave a Reply Cancel reply