La meditación es equivalente a la medicación de primera línea para la ansiedad

La reducción del estrés a partir de una terapia basada en atención plena es tan efectiva para reducir la ansiedad como el antidepresivo de primera línea escitalopram, según muestra una nueva investigación.[1]

“Animaría a los médicos a poner en la lista la práctica de la meditación como una posible opción de tratamiento para los pacientes a los que se les diagnostican trastornos de ansiedad. Los médicos deberían sentirse cómodos recomendando clases de meditación grupales en persona”, dijo a Medscape Noticias Médicas la investigadora del estudio, Dra. Elizabeth A. Hoge, directora del Programa de Investigación de Trastornos de Ansiedad del Georgetown University Medical Center, en Washington, D. C., Estados Unidos.

Los hallazgos se publicaron en versión electrónica el 9 de noviembre en JAMA Psychiatry.

Se recomienda el cribado

Los trastornos de ansiedad, como la ansiedad generalizada, la ansiedad social, el trastorno de pánico y la agorafobia, son el tipo de trastornos mentales más frecuentees y afectan aproximadamente a 301 millones de personas en todo el mundo. Debido a su alta prevalencia, la Comisión de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) recomienda el cribado para detectar trastornos de ansiedad.

Los tratamientos efectivos para los trastornos de ansiedad incluyen medicamentos y terapia cognitivo-conductual. Sin embargo, no todos los pacientes tienen acceso a estas intervenciones, responden a ellas o se sienten cómodos buscando atención en un entorno psiquiátrico.

La meditación con atención plena, que ha ganado popularidad en los últimos años, puede ayudar a las personas que experimentan pensamientos intrusivos y ansiosos. “Al practicar la meditación consciente, las personas aprenden a no sentirse abrumadas por esos pensamientos”, dijo la Dra. Hoge.

El estudio incluyó a 276 pacientes adultos con un trastorno de ansiedad, en su mayoría ansiedad generalizada o ansiedad social. La edad promedio de la población de estudio fue de 33 años; 75% era de género mujer, 59% era caucásico, 15% era negro y 20% era de ascendencia asiática.

Los investigadores asignaron al azar a 136 pacientes para la terapia de reducción del estrés basada en la atención plena y a 140 para recibir el inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina escitalopram, fármaco de primera línea para tratar los trastornos de ansiedad.

La intervención de la terapia de reducción del estrés basada en la atención plena incluyó una clase semanal de 2,5 horas y una clase de fin de semana de un día completo. Los participantes también completaron sesiones diarias de meditación guiada de 45 minutos en casa. Aprendieron ejercicios de meditación de atención plena, incluida la conciencia de la respiración, la exploración del cuerpo y el movimiento consciente.

Los del grupo de escitalopram inicialmente recibieron 10 mg del fármaco vía oral cada 24 horas. Si se toleraba bien, la dosis se aumentó a 20 mg diarios en la semana 2.

El criterio de valoración principal fue la puntuación en la escala de Impresión Global Clínica de la Gravedad (CGI-S) para la ansiedad, evaluada por médicos enmascarados a la asignación del tratamiento. Este instrumento mide la gravedad general de los síntomas en una escala del 1 (nada enfermo) al 7 (la mayoría extremadamente enfermo) y se puede utilizar para evaluar diferentes tipos de trastornos de ansiedad, observó la Dra. Hoge.

Entre los 208 participantes que completaron el estudio, la puntuación para la ansiedad media inicial fue de 4,44 para la terapia de reducción del estrés basada en la atención plena y de 4,51 para escitalopram. En la semana 8, la puntuación del grupo de terapia de reducción del estrés basada en la atención plena mejoró una media de 1,35 puntos, y la puntuación del grupo escitalopram mejoró 1,43 puntos (diferencia de -0,07; intervalo de confianza [IC] de 95%: -0,38 a 0,23; p = 0,65).

El extremo inferior del intervalo de confianza (-0,38) fue menor que el margen de no inferioridad preespecificado de -0,495, lo que indica la no inferioridad de la terapia de reducción del estrés basada en la atención plena en comparación con escitalopram.

Resultados notables

“Lo notable fue que el tratamiento funcionó muy bien, como siempre lo hace, pero la meditación también funcionó muy bien; vimos una disminución de los síntomas de alrededor de 30% en ambos grupos”, informó la Dra. Hoge. “Eso nos ayuda a saber que la meditación, y en particular la meditación consciente, podría ser útil como tratamiento de primera línea para pacientes con trastornos de ansiedad”.

Los criterios de valoración informados por el paciente mediante la Escala General de Gravedad e Interferencia de Ansiedad (OASIS) tampoco mostraron diferencias significativas entre los grupos. “Es importante tener las autonotificaciones porque eso nos da dos formas de ver la información”, apuntó la Dra. Hoge.

Como anécdota, los participantes notaron que la meditación los ayudó con sus relaciones personales y a ser “más amables con ellos mismos”, compartió la Dra. Hoge. “En la meditación, hay una enseñanza implícita de aceptar y no juzgar tus propios pensamientos, y eso enseña a las personas a ser más compasivas”.


Fuente: Medscape

Difícil conseguir fármacos para condiciones respiratorias ante alza en demanda

Justo en plena temporada alta de influenza y con altos niveles de contagios con otras condiciones respiratorias, farmacias y profesionales de la salud confirmaron que se reportan dificultades para conseguir varios medicamentos indicados para su tratamiento.

“La influenza está rampante, al igual que muchas enfermedades respiratorias, como el virus sincitial respiratorio, y nos llegó una notificación de farmacia que hay escasez de Tamiflu”, comentó la infectóloga Sanet Torres.

Este es uno de los medicamentos más recomendados para tratar el virus de la influenza. Ante la escasez, hay pacientes que deben tener prioridad, dijo Torres, al mencionar, por ejemplo, hipertensos, diabéticos y asmáticos.

La licenciada Elda Sierra, pasada presidenta de Coopharma, coincidió en las dificultades para conseguir Tamiflu.

“Llega y se va. Pero no es lo único, también el albuterol, bueno, todos los jarabes para controlar la tos y expectorar”, dijo.

Por la alta demanda, explicó, las droguerías están limitando las cantidades que despachan a las farmacias. “Uno pide seis cajas de Tamiflu y te llegan dos o tres. Llevamos como tres semanas así”, dijo.

Comentó que el Amoxil, un antibiótico para tratar las infecciones del tracto respiratorio superior, así como los antiinflamatorios para los bronquios Prelone y Decadron también están difícil de conseguir. “No aparecen y, cuando se consiguen, están carísimos. Es como un diamante cuando se consiguen”, expresó Sierra.

La licenciada Santa Nieves, de la Farmacia Giusti, en Bayamón, coincidió en que la limitación en conseguir Tamiflu data de hace un mes.

“Me limitan las cantidades (las droguerías) pero no le dicho que no a un paciente”, dijo, al comentar que si no tiene el producto gestiona para tenerlo disponible el próximo día. En su caso, señaló, ha pedido a droguerías fuera del país.

Linda Ayala, directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de Comunidad, sostuvo que el pico de la temporada alta de enfermedades respiratorias suele ser en diciembre, pero este año se adelantó, entre otras razones, porque “la gente ha dejado de usar mascarillas”.

Comentó que la limitación de Tamiflu es a nivel pediátrico, pero que se pueden convertir las cápsulas de adulto en suspensión líquida para pacientes pediátricos.

“Hay limitaciones, pero también alternativas. Mi recomendación es que llame o vaya a su farmacia de preferencia o llame a la Asociación y le orientamos”, señaló.

Fuente: El Nuevo Día

El agradecimiento ayuda a tener una vida más saludable

Filósofos, pensadores, políticos, científicos e investigadores de distintas épocas definen la gratitud de múltiples formas: un estado emocional, rasgo o disposición, una respuesta de afrontamiento, una virtud moral, un hábito, una actitud y como una orientación de vida.

Para Aristóteles (384 a. C. – 322 a. C) era una señal de debilidad incompatible con la magnanimidad. Por el contrario, Cicerón (106 a. C. – 43 a. C.) pensaba que no solo era la mayor de las virtudes, sino que la madre de todas las demás. Más allá de estas interpretaciones existe un punto que no está en discusión: es beneficiosa para la salud.

Según la psicología positiva, enfoque propuesto por el psicólogo y escritor estadounidense Martin Seligman en 1999, la gratitud es uno de los conceptos que más se ha asociado al bienestar, cuyos componentes -emocional y cognitivo- son susceptibles de ser intervenidos y potenciados para contribuir a la salud [1].

En los últimos años ha aumentado la evidencia de que las emociones positivas no solo corresponderían a la contraparte de la enfermedad y sensaciones negativas, sino que tendrían una base neurobiológica y efectos en la salud de forma diferenciada, no siendo estos explicables solo por la ausencia de patologías [2]. En paralelo, investigaciones que profundizan en los beneficios de la gratitud sobre el bienestar general de las personas también han proliferado [3].

Amplio respaldo

De acuerdo con la OMS, la salud “es un estado de completo bienestar físico, mental, social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Pese a esto, para el psiquiatra de la Universidad de Chile, Álvaro Tala Tajmuch, el bienestar no ha sido suficientemente abordado por la medicina de forma empírica, en comparación con el espacio dado al estudio de las patologías [4]. “Es necesario revisar el estado del conocimiento relacionado con la gratitud en aspectos que hagan más accesible su eventual incorporación a la clínica”.

Su influencia en la salud física y mental cuenta con amplio respaldo. Existe evidencia sobre su aporte al funcionamiento cardiovascular [5], calidad del sueño y disminución de la presión arterial [6], respuesta inmune más eficaz, bajos niveles de glucosa en sangre y descenso en la cantidad de síntomas físicos [7]. También se asocia a un incremento en la satisfacción vital y comportamientos prosociales [8], menor angustia ante la muerte, disminución de conductas suicidas, depresión, estrés y distorsiones cognitivas relacionadas al peso e imagen corporal [9], aumenta la adherencia terapéutica y los resultados de la psicoterapia [10].

Una revisión que exploró la gratitud en contextos sanitarios concluyó que los pacientes agradecen por los cuidados que entrega el equipo médico destacando las habilidades interpersonales por sobre las técnicas. Del mismo modo mostró que cuando sus integrantes se sienten agradecidos por su trabajo mejora su bienestar, disminuye el síndrome de Burnout, incrementa la motivación y promueve el desarrollo de una práctica profesional más plena y reflexiva [11].

Desde la perspectiva de la neurociencia, la mayoría de los estudios se efectúan mediante resonancia magnética nuclear funcional, los que han asociado la gratitud con diferentes áreas cerebrales: corteza temporal superior derecha, frontoparietal izquierda y cingulada anterior, giro temporal inferior derecho, amígdala y, principalmente, córtex prefrontal medial [12].

Explosión de energía

Apreciar permanentemente los aspectos positivos de la vida no es sencillo. Muchas veces pasan desapercibidos frente a los negativos y es necesario entrenar habilidades para identificarlos. Considerando sus potenciales beneficios, escasos riesgos, sencillez, complementación con otros tratamientos y costo efectividad se aconseja cultivar la gratitud e implementarla en la práctica clínica.

Amit Sood -ex docente de la Escuela de Medicina de Clínica Mayo, fundador del Centro Global para la Resiliencia y el Bienestar y popularmente conocido como el “Doctor de la felicidad”- ha escrito varios libros sobre el tema sugiriendo: empezar el día agradeciendo, buscar lo positivo en lo negativo, valorar las cosas simples, reconocer las riquezas propias, evitar las quejas excesivas y expresar la complacencia hacia los demás con palabras y acciones. Otras alternativas son orar y meditar.

Las intervenciones más utilizadas en estudios e indicación clínica son la carta de gratitud -dirigida a una persona que haya influido positivamente detallando los motivos- y la lista de gratitud consistente en la enumeración de elementos, situaciones o condiciones, ya sean cotidianas o no, que resultaron beneficiosas. Ambas deben llevarse a cabo entre una a tres veces por semana hasta convertirse en un hábito. Todo debe ser idealmente supervisado por un profesional, ya que la literatura describe algunos efectos adversos como falta de comodidad, vergüenza, culpa o sensación de deuda [13].

Para el doctor Leif Hass, médico familiar y hospitalista del Centro Médico Alta Bates Summit en Estados Unidos, la gratitud es un factor clave en el desempeño profesional, ya que disminuye el estrés y agotamiento, junto con estimular la satisfacción y empatía con los pacientes.

En un artículo publicado en la revista Greater Good [14] comenta que la gratitud cambió la forma de desarrollar su trabajo. “Esto va en ambos sentidos. Cuidar de los pacientes, hablar con sus familiares y presenciar la vida, las luchas y la curación es un profundo privilegio y un regalo, el cual se puede perder si no nos tomamos el tiempo para reconocerlo”.

“Cuando era más joven consideraba que los agradecimientos a los pacientes eran una herramienta de servicio al cliente, pero mi opinión ha cambiado. Ahora les manifiesto mi satisfacción por permitirme cumplir un papel en el cuidado de sus vidas. Descubrí que eso no solo los ayuda, sino que me hace sentir una explosión de energía y una pasión renovada por mi trabajo”.

El estado actual del conocimiento en torno a la gratitud es prometedor, pero existen varios desafíos para que su implementación en la práctica clínica sea óptima. Se deben determinar con precisión el momento, frecuencia e intensidad de las intervenciones para lograr los efectos deseados, además de explorar otras formas de abordaje. Tareas pendientes que deben convertirse en un estímulo para continuar investigando, evidentemente, sin dejar de agradecer por todo lo avanzado.

Referencias
[1] Bolier L, Haverman M, Westerhof GJ, Riper H, et al. Positive psychology interventions: a meta-analysis of randomized controlled studies. BMC Public Health. 2013 Feb 8;13:119.
[2] Diener E, Pressman SD, Hunter J, Delgadillo-Chase D. If, Why, and When Subjective Well-Being Influences Health, and Future Needed Research. Appl Psychol Health Well Being. 2017 Jul;9(2):133-167.
[3] Wood AM, Froh JJ, Geraghty AW. Gratitude and well-being: a review and theoretical integration. Clin Psychol Rev. 2010 Nov;30(7):890-905.
[4] Tala Á. Gracias por todo: Una revisión sobre la gratitud desde la neurobiología a la clínica. Rev Med Chil. 2019 Jun;147(6):755-761.
[5] Mills PJ, Redwine L, Wilson K, Pung MA, et al. The Role of Gratitude in Spiritual Well-being in Asymptomatic Heart Failure Patients. Spiritual Clin Pract (Wash DC). 2015 Mar;2(1):5-17.
[6] Jackowska M, Brown J, Ronaldson A, Steptoe A. The impact of a brief gratitude intervention on subjective well-being, biology and sleep. J Health Psychol. 2016 Oct;21(10):2207-17.
[7] Krause N, Emmons RA, Ironson G, Hill PC. General feelings of gratitude, gratitude to god, and hemoglobin A1c: Exploring variations by gender. J Posit Psychol [Internet] 2017; 12 (6): 639-50.
[8] O’Connell BH, O’Shea D, Gallagher S. Feeling Thanks and Saying Thanks: A Randomized Controlled Trial Examining If and How Socially Oriented Gratitude Journals Work. J Clin Psychol. 2017 Oct;73(10):1280-1300.
[9] Dunaev J, Markey CH, Brochu PM. An attitude of gratitude: The effects of body-focused gratitude on weight bias internalization and body image. Body Image. 2018 Jun;25:9-13.
[10] Wong YJ, Owen J, Gabana NT, Brown JW, et al. Does gratitude writing improve the mental health of psychotherapy clients? Evidence from a randomized controlled trial. Psychother Res. 2018 Mar;28(2):192-202.
[11] Aparicio M, Centeno C, Robinson C, Arantzamendi M. Gratitude between patients and their families and health professionals: A scoping review. J Nurs Manag. 2019 Mar;27(2):286-300.
[12] Yu H, Cai Q, Shen B, Gao X, Zhou X. Neural substrates and social consequences of interpersonal gratitude: Intention matters. Emotion. 2017 Jun;17(4):589-601.
[13] Layous K, Sweeny K, Armenta C, Na S, Choi I, Lyubomirsky S. The proximal experience of gratitude. PLoS One. 2017 Jul 7;12(7):e0179123.
[14] Why Health Professionals Should Cultivate Gratitude. https://greatergood.berkeley.edu/article/item/why_health_professionals_should_cultivate_gratitude

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Alto nivel de transmisión de variante de ómicron

Llegan las fiestas, comienzan los juntes de amigos y familia y muchos parecen olvidar que el covid-19 no ha desaparecido. Miles de personas han puesto a un lado la mascarilla y el distanciamiento físico y las medidas de prevención gubernamental se han relajado casi en su totalidad.

Mientras tanto, desde septiembre el sublinaje BQ.1 —una subvariante de ómicron—está en ascenso, y suman 40 los contagios entre el 22 de septiembre y el 7 de noviembre.

De acuerdo con Sylvianette Luna Anavitate, directora de la Oficina de Epidemiología e Investigación del Departamento de Salud, las personas mayores de cinco años deben inocularse con la vacuna bivalente.

Aseguró que aunque esta vacuna protege contra el ómicron y sus variantes, son más las personas que evitan el pinchazo que las que están acudiendo a los centros de vacunación alrededor de la Isla.

Indicó que no es solo el coronavirus, pues la influenza también está afectando a la población, y pese a que la vacuna también está disponible desde julio, solo se la han administrado a 270,000 personas. Lo más frustrante para Luna Anavitate, es que “ambas vacunas se pueden poner al mismo tiempo”, explicó en entrevista con EL VOCERO.

Sobre los sublinajes de ómicron que están activos ahora en Puerto Rico, las variantes BA.5 y BQ.1 son las que están bajo vigilancia del Departamento de Salud. “La BA.5 continúa dominando con un 35% de los casos que hemos secuenciado, mientras que la BQ.1 predomina en el 16% de los secuenciados, pero continúa cogiendo terreno”, indicó.

“El sublinaje BA.5 es el que hemos estado viendo durante este periodo de alza de casos, y hablando en términos generales, los pacientes presentan congestión nasal, dolores de cabeza, de garganta y pérdida del olfato o gusto. En cuanto al BQ.1, que ya había sido detectada a principios de septiembre”, (y ahora suma 40 casos), “es más contagioso, pero menos virulento, y sus síntomas suelen ser más leves, pero se están presentando complicaciones en algunos pacientes”, detalló Luna Anavitate.

Señaló que hay niveles altos de transmisión comunitaria, con unos 810 casos diarios en promedio. “La tasa de positividad se mantiene en un 16% y se reportaron tres defunciones”, informó. “Esos 810 incluyen personas que están estables, pero están los de intensivo y nos mantenemos alertas y vigilantes en cuanto a las hospitalizaciones”, abundó Luna Anavitate.

De acuerdo con el último conteo, hay 172 personas hospitalizadas, de las cuales 161 son adultos —con 24 en intensivo— y 11 son casos pediátricos, con un paciente en intensivo.

La mejor protección

De acuerdo con los números recopilados por Salud hasta el pasado viernes, 18 de noviembre, entre las personas que pueden recibir la vacuna bivalente solo se habían administrado 213 mil vacunas, lo cual causa preocupación en Salud, ya que el fármaco ha demostrado efectividad en reducir el contagio y los síntomas de la enfermedad. “Incluso antes de las medidas de prevención que ya conocemos —como lavarnos las manos, guardar distancia y usar mascarilla, y quedarnos en la casa y hacernos la prueba si nos sentimos enfermos— creo que es necesario recalcar que lo primero es vacunarse”, indicó Luna Anavivate.

“No le estamos diciendo a la gente que se encierre en su casa”, insistió, “pero hay que ser conscientes. Las recomendaciones siguen siendo las mismas, pero la vacuna es vital. En el Departamento de Salud —a través de su Programa de Vigilancia Genómica— estamos vigilantes ante las variantes que están en Puerto Rico y Estados Unidos, pero realmente, lo importante no es tanto la distribución de tal o cual variante en Puerto Rico, sino tomar las medidas de prevención, empoderarnos y seguir”.

Debido a que hay personas que no están convencidas de administrarse la inyección, próximamente Salud lanzará una campaña mediática para educar sobre la vacuna bivalente. “Nuestro llamado es tener una reducción en contagios”, dijo Luna Anavivate. “Los puntos de vacunación y el Departamento de Salud continuamos en nuestra campaña de llevar a Puerto Rico a su nivel más saludable”, concluyó.

Disfruta de las fiestas sin los atracones de temporada

Parece casi imposible que los puertorriqueños renuncien a los típicos antojos navideños -como el cuerito y la morcilla, el lechón y los pasteles o el arroz con gandules, el coquito y el tembleque. Después de todo, son muchos los que siguen a pie juntillas esa máxima de que “una vez al año no hace daño”.

Pero la realidad es que los excesos de comidas, dulces y bebidas alcohólicas en estas fechas, pueden tener consecuencias en la salud de una persona. Desde aumento del colesterol malo e hipertensión y acidez estomacal, hasta descontrol de azúcar en sangre, reflujo y gastritis, por mencionar algunas. Además del aumento de peso que, a principios del próximo año, se lucha por perder.

Uno de los errores más comunes -y más obvios- en esta época es que se consumen más calorías de las que el cuerpo necesita, advierte la licenciada Getsení Rodríguez, nutricionista y dietista de Healthy Habits by GR, Inc. Por ejemplo, se come de todo lo que está disponible en la mesa de alimentos; se toman muchas bebidas (con o sin alcohol) que contienen muchas calorías “huecas” que no proveen ningún nutriente al cuerpo. Otro mal hábito es no comer durante todo el día para comer en la fiesta o la actividad a la que fue invitado, lo que provoca que llegues con hambre y no tengas control de qué comer y qué no.

“No podemos negar la realidad de que en nuestra gastronomía abundan los carbohidratos. Y, típicamente, lo restringido es lo deseado porque nadie quiere privarse de la comida típica de esta temporada”, contextualiza la licenciada Rodríguez, para luego enfatizar en la importancia de la moderación y no abandonar la rutina diaria de ejercicios.

“Mantener la rutina diaria del ejercicio también ayuda a ser consciente de la forma de comer y de lo que se come. Eso no quiere decir que un día no hagas un desarreglo. Pero lo importante es que al otro día sigas con la rutina que te ayuda a mantener un balance”, recomienda la nutricionista Rodríguez, quien cree que si un día te comes un arroz con dulce o un tembleque -que es un postre que no comes todos los días-, te decidas por una porción moderada.

“Es importante tener ese balance en el plato, además de conocer a qué grupo de alimentos pertenecen. Eso va a ser clave a la hora de uno concienciarse para saber qué servirse en ese plato festivo”, propone Rodríguez, tras mencionar que un solo pastel de masa tiene cerca de 450 calorías.

Por eso cree que es importante seguir con la rutina de alimentación saludable y de actividad física, que es lo que nos permite enfocarnos en las metas que nos propusimos y en el compromiso que tenemos con nuestra salud. “La manera más fácil es conocer un poco más en detalle los alimentos que usualmente comemos en la época navideña y, de esa forma, controlar las calorías, escogiendo las alternativas más saludables”.

De hecho, es importante tener en cuenta esas situaciones porque durante esta temporada puedes aumentar entre cinco y quince libras. De la misma forma, no nos podemos desligar del alcohol que se consume en estos días y que pueden alterar la salud del hígado y del corazón, advierte la nutricionista Rodríguez, mientras enfatiza en la importancia de la hidratación. “Hay una recomendación que yo siempre doy, si vas a beber alcohol, la medida es dos tragos para el hombre y uno para la mujer. Es decir, no es dejar de comer ni beber, es tener un control tanto en lo que bebemos como en lo que comemos”, aconseja la nutricionista.

Sin embargo, después de haber pasado por tantas situaciones de crisis y estrés, es normal que nadie se quiera perder una fiesta o una actividad gastronómica con la familia y las amistades.

“Lo primero que le digo a la gente es que no se priven de nada, las fiestas son para celebrar y disfrutar porque eso es muy importante también. No es el momento de hacer dieta, a menos que (la persona) tenga una condición de salud de emergencia”, comenta el doctor Víctor Marcial Vegaespecialista en medicina integral (concepto que combina la medicina científica con terapias alternativas).

En principio, la gastroenteróloga Veroushka Ballester coincide con el doctor Marcial sobre celebrar y disfrutar de estas fiestas. Pero también enfatiza en la importancia de la moderación. “No es eliminar (o dejar de comer) porque a todo el mundo le gusta comerse un pedacito de lechón o un bacalaíto. La clave está en la moderación”, reitera la también especialista en cáncer gastrointestinal y genética asociada a este tipo de cáncer.

Lo más común

En ese sentido, la doctora Ballester señala que lo más común en esta época en cuanto a sintomatología a raíz de los “deslices navideños”, lo que más ocurre es el reflujo gastroesofágico y la gastritis.

El reflujo gastroesofágico se produce cuando el ácido del estómago fluye hacia el tubo que conecta la boca y el estómago (esófago) y ese retroceso de ácido (reflujo ácido) puede irritar el revestimiento del esófago. Mientras que la gastritis se refiere a la inflamación del revestimiento del estómago que, generalmente, se produce por la misma infección bacteriana que provoca la mayoría de las úlceras estomacales o por el uso habitual de ciertos analgésicos.

Cabe mencionar que el uso continuo de alcohol también puede irritar y erosionar el revestimiento del estómago, lo que lo hace más vulnerable a los jugos digestivos. De hecho, también es más probable que el consumo excesivo de alcohol cause gastritis aguda. Por eso, la doctora Ballester recomienda que, si vas a darte un gustito navideño, trates de que sea en fechas específicas. “Pero para algunas personas que lo hacen todos los días (o muy seguido) puede ser nocivo para la salud”, advierte.

“El punto es que sí se puede disfrutar, pero de manera responsable. Lo importante es que, por ejemplo, si vas a una fiesta y te comes un bacalaíto, no trates de comer ocho. Si vas a beber alcohol, te tomes una copa o dos, no más de eso. La clave de todo es la moderación”, coincide la doctora Ballester, tras enfatizar en ser comedidos al momento de fiestar y mantener diariamente un estilo de vida saludable.

Por ejemplo, algo tan simple como llevar una alimentación saludable durante la semana, al igual que mantener una rutina de ejercicios diarios -como caminar por 30 minutos-, pueden ayudar a que ese “desliz” de un día de fiesta no tenga muchas consecuencias en la salud.

No obstante, las personas que ya tienen síntomas pueden intentar tomar algunos de los medicamentos que se venden “over the counter” para la acidez estomacal, aunque la gastroenteróloga indica que es una recomendación “off label”. Es decir, el uso de un medicamento fuera de las indicaciones para el que fue aprobado. “Es algo que les recomiendo a personas que tienen esta sintomatología de manera recurrente, que no es que todo el mundo los tenga que usar”, aclara.

Tomar el control

De la misma forma, la doctora Ballester resalta que estar sobrepeso o con obesidad “no ayuda en todos estos escenarios clínicos”. Por eso reitera la importancia de mantenerse activo durante toda la temporada navideña “o por lo menos hacer algún tipo de ejercicio cardiovascular por lo menos tres veces en la semana”. Además de mantener unos hábitos que pueden ayudar. Por ejemplo, respetar los horarios de comida, no picotear entre comidas, evitar los alimentos fritos o disminuir el consumo de carbohidratos.

Para el doctor Marcial Vega es importante que, además de disfrutar las festividades navideñas, se sigan unos pasos que él recomienda para tomar el control de la salud. Pero de inmediato aclara que no está relacionado a dietas. “¿Pero hasta qué grado uno puede disfrutar y hacer cosas que nos afectan?”, se pregunta retóricamente el médico, tras responder que todo va a depender del estado de salud de cada persona.

“Ahora es el momento para uno hacerse unas pruebas de sangre antes y después de las fiestas”, propone el doctor Marcial, al resaltar que son análisis de sangre que dan una idea del estado de salud y hasta dónde puedes llegar con los “desarreglos” en la dieta para no desembocar en riesgo a tu salud.

Entre ellos, recomienda hacerse un CBC (análisis de sangre que brinda importante información de las células sanguíneas, especialmente los glóbulos rojos, los blancos y las plaquetas); un “comprehensive metabolic panel”(prueba que mide 14 sustancias diferentes en la sangre y ofrece información importante sobre el equilibrio químico y el metabolismo del cuerpo); y un ‘lipid profile’ que mide las concentraciones de distintos tipos de grasas (colesterol en la sangre).

“Hay gente que tiene la azúcar alta o problemas con los riñones y no lo saben. El CBC te dice si estás anémico y, también, si el sistema está inmunosuprimido (cuando se reduce su capacidad para combatir infecciones y otras enfermedades). Y, por ejemplo, el ‘comprehensive metabolic panel’ te dice cómo está la azúcar en sangre, la función renal y del hígado que puede estar graso debido al alcohol y al exceso de grasas. Todo eso puede empeorar durante las fiestas”, advierte el doctor Marcial, quien también resalta la importancia de saber cómo están los electrolitos del organismo, como el sodio, potasio, cloro y magnesio.

En ese sentido, el médico enfatiza en que estos análisis se hagan ahora para determinar si hay riesgos arteriosclerosis (el endurecimiento, estrechamiento u obstrucción de las arterias), así como de enfermedad cardiovascular, presión alta, ataques al corazón, derrames cerebrales. Además, indica que también se deberían hacer estos análisis el año que viene para comparar cómo las fiestas afectaron la salud.

Algunas recomendaciones

Según los profesionales médicos entrevistados se puede disfrutar de las fiestas, las comidas y bebidas típicas en esta temporada, pero es importante hacerlo de forma responsable. Por eso enfatizan en que la clave de todo está en la moderación, además de asegurarse de que la salud está en buen estado. Aquí, algunas de las recomendaciones que sugieren:

– Se pueden hacer ciertos desarreglos, pero es importante que cada persona conozca el estado de su salud para así tomar medidas y decidir cómo hacerlo sin afectar o exacerbar alguna dolencia de salud. “Con unas pruebas de sangre puede saberlo”, dice el doctor Víctor Marcial.

– Es importante masticar bien la comida hasta que sea líquida, recomienda el doctor Marcial, aunque destaca que la mayoría de las personas no le dan la importancia que merece. Explica que la “llenura” del Día de Acción de Gracias es típica por esa razón.

– Es necesario reducir el estrés con el que vivimos a diario, sobre todo en esta época de mucho consumismo y compras.

– La buena hidratación es fundamental .

– Limita el alto consumo de bebidas alcohólicas y de comidas altas en contenido graso. “Es importante no comer muy tarde en la noche y si lo vas a hacer, debes esperar de dos o tres horas en posición sentada antes de acostarte. Sobre todo, si es una persona con problemas de reflujo”, advierte la doctora Ballester, quien dice que a algunas les funciona consumir comidas más pequeñas más frecuentes, cada dos a tres horas, incluyendo meriendas.

– Analiza qué debe incluir una alimentación saludable y pregúntate si incluye frutas, vegetales, qué tipo proteínas y de carbohidratos está comiendo. “Más allá de lo alto, lo bajo o lo libre que puede ser la dieta, es la calidad nutricional que tenemos. Muchas veces el único enfoque es que no se quiere subir de peso, pero no pensamos si le estamos dando al cuerpo, por ejemplo, vitamina D, calcio, potasio (que es un mineral esencial), si le estamos dando fibra”.

– La actividad diaria y el ejercicio es vital siempre, pero en esta época de tantos desarreglos es importante mantener esa rutina.

– El consumo de alcohol puede causar diferentes problemas, tanto de salud, como por el riesgo de guiar intoxicado. Así que, cuanto menos, mejor. Pero seguir esa premisa es más difícil en el contexto de brindis y celebraciones navideñas. Por eso, en términos generales, se recomienda optar por las menos calóricas y de menor graduación alcohólica. Debes tener en cuenta que, a mayor graduación alcohólica, mayor es el aporte energético, debido a que cada gramo de alcohol aporta siete kilocalorías. No olvides tener a mano un vaso de agua. Fuente El Nuevo Dia

Disminuye la concentración de esperma en todo el mundo

La concentración de esperma de los varones se ha reducido a la mitad en las últimas cinco décadas y, principalmente, desde el año 2000 a la actualidad, y este fenómeno se repite de manera similar en los cinco continentes, según se desprende de un estudio internacional en el que han participado investigadores de la Universidad de Murcia (UMU), en el sur de España.

El estudio, en el que participan además expertos de Israel, Estados Unidos, Dinamarca y Brasil, arrancó en 2017 estudiando los problemas de fertilidad masculina en Europa, Australia y Norteamérica, y ahora se ha extendido también a América Central y del Sur, Asia y África, y en todos los lugares se han extraído datos similares sobre el acelerado decrecimiento de esperma entre los varones.

La investigación toma datos de varones de 53 países diferentes que demuestran que han pasado de tener una concentración media de 101 millones de espermatozoides por mililitro en 1973, a 49 millones por mililitro en 2018.

Entre 1973 y 2000 la caída de espermatozoides avanzaba a un ritmo medio del 1.16 por ciento anual, pero a partir de ese año, la reducción ha sido de un 2.64 por ciento de media al año, según alerta el estudio.

Los datos para España que arroja este estudio se encuentran en línea con los del resto de países analizados. La investigación no ahonda en las causa de esta reducción de la concentración del esperma, si bien, según señala Hagai Levine, de la Escuela de Salud Pública Hadassah Braun de Jerusalén e investigador principal del proyecto, en un comunicado, hay otras investigaciones recientes que apuntan a que las alteraciones en el desarrollo del tracto reproductivo durante la vida fetal están relacionadas con una afectación de la fertilidad durante la vida adulta.

Además, Levine también asocia que “ciertos hábitos de vida y los compuestos químicos en el medio ambiente están afectando adversamente el desarrollo fetal.”

Por su parte, el profesor de Salud Pública de la UMU Jaime Mendiola, que es otro de los miembros del equipo, ha apuntado que esta “crisis emergente” no solo resulta preocupante en relación a la fertilidad masculina, sino que “también es un indicador del estado de salud de los varones, con niveles bajos asociados con un incremento del riesgo de enfermedades crónicas y cáncer testicular”.

En concreto, según la profesora Shanna Swan, codirectora del proyecto e investigadora de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai (Nueva York, EEUU), estos recuentos espermáticos bajos están relacionados con otras tendencias adversas, denominadas genéricamente síndrome de disgenesia testicular, e incluyen mayor tendencia a patologías como el cáncer testicular, las alteraciones hormonales y los defectos congénitos genitales, así como la merma en la salud reproductiva de la mujer”.

El profesor Alberto Torres, catedrático de la UMU y jefe de servicio de Medicina Preventiva del Hospital Virgen de la Arrixaca, añade que “varios estudios epidemiológicos han evidenciado que una concentración espermática disminuida estaría asociada con un mayor riesgo de hospitalización, diabetes mellitus, osteoporosis, enfermedad cardiovascular, alteraciones del sueño, estrés psicológico o mortalidad, así como con una esperanza de vida acortada”.

Mendiola agrega que esta disminución espermática refleja una crisis global relacionada con la actual degradación del medio ambiente y el estresante ritmo de vida de la sociedad, con amplias implicaciones para la supervivencia de la especie humana.

Por eso, para el líder del estudio, “tenemos un problema serio en nuestras manos que, si no se mitiga, podría amenazar la supervivencia de la humanidad”, por lo que es necesario “hacer un llamamiento urgente para la acción global con el fin de promover un medio ambiente más saludable para todas las especies y reducir las exposiciones y conductas que amenazan nuestra salud reproductiva”.

Primera Hora

Enfermedades respiratorias reaparecen de manera atípica en América, como el RSV

La Organización Panamericana de la Salud observó el miércoles que algunas enfermedades respiratorias están surgiendo de manera atípica en las Américas, como uno de los posibles efectos de la falta de exposición a esos virus por el confinamiento y distanciamiento social durante la pandemia de coronavirus.

Es lo que llama la “brecha de inmunidad”, que se desarrolla cuando el sistema inmunológico obtiene un descanso al no estar expuesto o exponerse menos a patógenos infecciosos y bacterias a las que solía estar expuesto. Lo mismo sucede con la llamada “hipótesis de la higiene”, como se conoce al postulado de que los ambientes excesivamente estériles o demasiado limpios no contribuyen a proporcionar la exposición necesaria a los gérmenes para que el sistema inmune pueda responder y defenderse.

Entre las enfermedades que han resurgido “atípicamente” aparecen la influenza y algunos virus respiratorios como el RSV -por su nombre en inglés-, similar a un resfriado que afecta principalmente a los niños de menos de un año, cuyas madres no pudieron transmitirles defensas durante el embarazo porque estaban encerradas y sin exposición a esos patógenos, dijeron funcionarios de la OPS.

Las Américas enfrentan en este momento una “triple amenaza” de enfermedades respiratorias, de COVID-19, influenza y RSV, dijo la OPS.

“El aumento de una sola infección respiratoria es motivo de preocupación. Cuando dos o tres comienzan a impactar a una población al mismo tiempo, esto debería ponernos a todos en alerta”, dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne.

“Por eso tenemos que mantener nuestro sistema de inmunidad, ayudándolo”, expresó el subdirector interino de la OPS, Marcos Espinal, en una conferencia de prensa virtual desde la sede de la organización en Washington. Recordó que durante el pico de la pandemia en 2020 y 2021 esas enfermedades tuvieron un impacto reducido y recomendó a la población cuidar su alimentación, hacer ejercicio y vacunarse para mejorar su sistema inmune.

En la última semana, los casos de COVID-19 se incrementaron un 17%, y las muertes aumentaron en América del Sur y Centroamérica, a pesar de que en el resto de la región se registró un leve descenso.

Los casos de influenza estacional han subido después de tres años de haberse reducido por debajo del promedio habitual. En la subregión del norte, están aumentando, como es normal para esta época del año, pero pareciera que están ascendiendo más temprano que lo usual en lugares como Estados Unidos y México, expresó Etienne.

Después de un par de años con bajo contagio, las infecciones por el RSV -que también es un virus estacional- se han incrementado significativamente y están impactando a los sistemas de salud de Canadá, México, Brasil, Uruguay y Estados Unidos. Algunos hospitales pediátricos están trabajando al borde de su capacidad, dijo la OPS.

El virus respiratorio sincitial (VRS), como se conoce en español al RSV, causa por lo general síntomas leves parecidos a los de un resfriado, aunque puede también provocar infecciones pulmonares, especialmente en bebés, ancianos y personas con problemas médicos graves. Al igual que el resfrío, se transmite por el aire al toser y estornudar, a través del contacto directo con un enfermo o al tocar una superficie con el virus y luego llevarse la mano a la boca o a la nariz.

El Nuevo Dia

La insuficiencia ovárica prematura se asocia con un aumento de riesgo en la mortalidad

A pesar de que la insuficiencia ovárica prematura afecta a una pequeña parte de la población de mujeres, los efectos en la mortalidad de quienes la padecen son importantes, ya que se asocian con un riesgo incrementado de esta, concluye un estudio de cohortes prospectivo realizado en el Servicio de Salud Metropolitano Sur del Hospital Barros Luco en Santiago de Chile, Chile, publicado en la revista Maturitas.

Desde el siglo pasado la esperanza de vida aumentó significativamente en todo el mundo de 31 años a inicios de 1900 hasta un promedio de 73 años en 2020, lo que ha llevado a que muchas mujeres vivan un periodo significativo de sus vidas privadas de esteroides ováricos, que dejan de ser secretados en promedio a los 50 años.

La deficiencia de estrógenos produce una gran cantidad de síntomas que pueden deteriorar la calidad de vida, además de asociarse con afecciones crónicas como obesidad, síndrome metabólico, diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, osteoartritis, demencia, deterioro cognitivo, depresión y cáncer. Adicionalmente, las mujeres con insuficiencia ovárica prematura suelen tener una alta prevalencia de afecciones crónicas y hasta dos veces más probabilidades de experimentar multimorbilidad a los 60 años.

El objetivo de este trabajo fue evaluar la asociación entre la insuficiencia ovárica prematura y la mortalidad, lo que permitirá revisar si el riesgo de fallecimiento asociado con una menopausia precoz difiere con un seguimiento más largo que el realizado en publicaciones previas.

El Dr. Juan Blümel, endocrinólogo del Departamento de Medicina Interna de la facultad de medicina de la Universidad de Chile y primer autor del estudio, comentó que considera que el principal aporte del trabajo es la aplicación que puede tener al visibilizar la problemática en Latinoamérica. “Tenemos que auxiliar a las pacientes con menopausia precoz, darles terapia hormonal y preocuparnos de que tengan un estilo de vida que vaya a mejorar la longevidad”.

Para calcular la sobrevida de las mujeres se consultó el estado vital (si aun vivían o no, así como la fecha de fallecimiento) de cada participante, de diciembre del 2020 a diciembre de 2021, con el número de Registro Único Tributario, utilizando los registros oficiales del gobierno chileno. En Chile se requiere de un certificado de muerte expedido por un médico para sepultar a una persona, este certificado incluye la causa de muerte 99% de las veces.

Con la información obtenida se analizó la asociación entre insuficiencia ovárica prematura y datos relevantes, también se realizaron curvas de sobrevida.

El Dr. Blümel añadió que el mayor desafío en la realización de este trabajo fue el seguimiento de las pacientes por tantos años: “Este es un estudio que planteamos en la década de los años 90 para ver qué factores influirán en el envejecimiento y en la mortalidad, lo que en Latinoamérica es muy difícil, porque en esa época no había fondos ni sistemas estadísticos para llevar un control de tantas pacientes al mismo tiempo, además de que la vejez no era relevante como ahora, que es un problema importante de salud pública”.

La prevalencia de insuficiencia ovárica prematura en esta población fue de 6,7%. En comparación con las mujeres que no tuvieron insuficiencia ovárica prematura, entre estas hubo más decesos (34,7% frente a 19,3%) y el mayor porcentaje de muertes se debió a enfermedades cardiovasculares, mientras que la prevalencia de cáncer no presentó diferencias significativas.

Las pacientes con insuficiencia ovárica prematura tuvieron un mayor riesgo de mortalidad total, las tasas de riesgo de mortalidad en este grupo fueron 97% más altas que en el grupo de quien no la padeció.

La Dra. Fernanda Garrido, que forma parte del equipo de ginecología y obstetricia de la Clínica Universidad de los Andes, con interés particular en climaterio, que no participó en la realización del trabajo, manifestó: “Lo más importante es que utilizando población chilena, el estudio confirmó la relación entre insuficiencia ovárica y aumento de riesgo de mortalidad, sobre todo de origen cardiovascular y por las características demográficas podría ser extrapolable a otras poblaciones latinoamericanas, lo que nos ayuda a tener datos para cambios en políticas de salud pública. También es una contribución a la comunidad científica mundial al ser una cohorte con una duración de seguimiento muy larga: el aumento de mortalidad y de riesgo cardiovascular eran datos conocidos, pero se ven magnificados gracias a que aumenta el tiempo de duración de la observación de esta cohorte”.

Explicó que el análisis prospectivo de las pacientes en la segunda parte trae un sesgo que hay que tomar en cuenta: “Desafortunadamente esta es una cohorte donde se hizo un catastro de las pacientes en forma retrospectiva, ojalá estas cohortes fueran prospectivas para evitar cualquier sesgo. También habría sido ideal que las pacientes contaran con todas las mediciones de factores de riesgo cardiovascular que se hicieron al inicio de su reclutamiento en el tiempo, pues sería muy interesante ver cómo cambiaban en el tiempo y saber si los cambios potentes del estilo de vida y mantener controlados con otras estrategias esos parámetros pueden contrarrestar el aumento de riesgo cardiovascular en este grupo de pacientes”.

El Dr. Blümel y la Dra. Garrido han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Maria Nayeli Ortega Villegas de Medscape en español

Siga a Medscape