Lambda y mu: las nuevas variantes de interés del SARS-CoV-2

Advertisements

El surgimiento de nuevas variantes de SARS-CoV-2 es un fenómeno esperado, dado que la transmisión del virus no se ha detenido. La mayoría de los cambios que presenta el virus a lo largo del tiempo tiene poco o nulo efecto sobre sus propiedades. Sin embargo, algunos cambios pueden tener implicaciones en aspectos que podrían ser relevantes en el manejo y dispersión de los casos de COVID-19.

Por esta razón la Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso la clasificación de variantes de interés a aquellas variantes de SARS-CoV-2 que presentan cambios en el genoma y que según se ha demostrado o se prevé, pueden afectar las características del virus, por ejemplo, su transmisibilidad, la gravedad de la enfermedad que causan, su capacidad de escapar a la acción del sistema inmunitario, ser detectado por medios diagnósticos o ser atacado por fármacos.[1] En las últimas semanas hemos escuchado información acerca de dos variantes de interés de las que continuamos aprendiendo: lambda y mu.

Click para Citas

Variante lambda

La variante lambda, también conocida como linaje C.37, es una variante del SARS-CoV-2 que fue detectada inicialmente en Perú en agosto de 2020 y fue designada como variante de interés en junio de 2021. Hasta este momento se ha detectado en 44 países alrededor del mundo y en abril de 2021 llegó a representar más de 80% de los casos de COVID-19 en Perú y se ha distribuido rápidamente en otros países de Latinoamérica, como Argentina, Chile y Ecuador. En el caso de México esta variante se identificó en abril de 2021 y hasta el 9 de agosto de este año se habían detectado 189 casos en el país.

Lambda presenta múltiples mutaciones que hacen sospechar que podría haber implicaciones fenotípicas, como potencialmente poder aumentar su transmisión o posiblemente tener resistencia a anticuerpos neutralizantes.[2]Sus mutaciones se encuentran en la proteína espiga, incluyendo G75V, T76I, del247/253, L452Q, F490S, D614G y T859N. Hasta este momento hay evidencia muy limitada acerca del impacto total que tienen estos cambios genómicos, así como estudios robustos para conocer el impacto clínico de estos cambios, incluyendo estudios que nos permitan validar la efectividad de las vacunas de SARS-CoV-2 frente a esta variante.

Variante mu

La variante mu, también conocida como linaje B.1.621 fue recientemente clasificada como variante de interés el 30 de agosto de 2021. Esta variante fue identificada inicialmente en Colombia en enero de 2021 y posteriormente se han reportado casos esporádicos y algunos brotes grandes de COVID-19 causados por la variante mu en otros países en Sudamérica y en Europa. Hasta el 29 de agosto se habían recibido 4.500 secuencias en GISAID provenientes de 39 países y se reporta que la prevalencia de la variante mu en los casos secuenciados claramente ha disminuido, sin embargo, la prevalencia en Colombia y en Ecuador continúa aumentando considerablemente.

Advertisements

Esta variante cuenta con una constelación de mutaciones que indican que potencialmente podría tener propiedades de escape inmune.[4] Estudios preliminares han mostrado una reducción en la capacidad de neutralización por vacunas y por plasma convaleciente similares a la variante beta, sin embargo, este hallazgo necesita ser confirmado en estudios clínicos.

El surgimiento de nuevas variantes de SARS-CoV-2 es un fenómeno esperado y la reciente incorporación de lambda y mu a la clasificación de variantes de interés solo representa la necesidad de vigilar y continuar conociendo y estudiando las implicaciones clínicas y epidemiológicas que tienen ambas variantes. Hasta este momento no hay ninguna evidencia científica que nos haga sospechar que las vacunas contra COVID-19 que tenemos disponibles no sean efectivas contra ambas variantes. Es importante recordar que las vacunas han demostrado consistentemente que son altamente efectivas contra enfermedad grave y muerte por COVID-19, incluyendo los casos causados por variantes de preocupación y de interés.

Por: la Dra. Armelle Pérez-Cortés Villalobos de Medscape en español

Leave a Reply Cancel reply