Dopamina y recompensa: la historia de las redes sociales

¿Con qué frecuencia te encuentras en las redes sociales? Lo primero que hago cuando me despierto es revisar mi correo electrónico y mensajes de texto, así como mis notificaciones de Facebook, Snapchat e Instagram. Cada minuto se comparten unos 150.000 mensajes en Facebook; 293 millones de usuarios activos diarios en todo el mundo se registraron en Snapchat durante el segundo trimestre de 2021; Se proyecta que 127,2 millones de usuarios activos mensuales en los Estados Unidos estarán en Instagram para 2023.

Click para Citas


Las redes sociales se han ganado el corazón y la maravilla de muchas personas en todo el mundo. Es absolutamente increíble lo arraigado que se ha arraigado en nuestras vidas como medio para la creatividad, salida para la comunicación y plataforma para la información. De hecho, estas herramientas de red en línea ahora se han vuelto esenciales durante COVID-19 para garantizar un flujo de trabajo productivo, mantenerse en contacto con nuestros seres queridos y, en general, mantener el capital social. Las redes sociales realmente han surgido como una forma poderosa de vida más allá de nuestro yo físico.


Sin embargo, el mayor uso (y adictivo) de las redes sociales se asocia con resultados de salud negativos, especialmente entre los adolescentes. Por ejemplo, en un estudio que reportó relatos de padres y adolescentes sobre el uso de las redes sociales, se informó que el uso de las redes sociales se asoció con hiperactividad / impulsividad, depresión, ansiedad, soledad y miedo a perderse algo. Además, un metanálisis que investigaba la relación entre el uso de las redes sociales y los síntomas depresivos entre los adolescentes encontró una relación pequeña pero significativa y positiva entre los dos. Sin embargo, se requiere investigación adicional para dilucidar esta asociación.

Advertisements


No obstante, la naturaleza adictiva de las redes sociales se ha señalado anteriormente como análoga a la naturaleza adictiva de los juegos de azar. Vamos a pensarlo. Ya sea que esté en Instagram, TikTok o una plataforma similar, no puede evitar pasar de un video al siguiente. Es un video de 5 a 10 segundos después del siguiente, y antes de que te des cuenta, has pasado la última hora revisando videos aleatorios, pero no puedes parar. ¿Por qué es así?


Las redes sociales en realidad “reconfiguran” nuestro cerebro de tal manera que esperamos una gratificación instantánea. En otras palabras, cuando recibimos una notificación, mensaje, me gusta o compartimos, esperamos un placer / recompensa rápido ya corto plazo porque el cerebro producirá un “golpe de dopamina”. Sin embargo, es importante señalar que el sistema de recompensa no está delimitado a la vía dopaminérgica y, de hecho, debe entenderse como un sistema de red complejo (p. Ej., Gobernado por cambios en la morfología cerebral a través de la adicción y el comportamiento excesivo). Dado el rápido ritmo del mundo de las redes sociales, las vías de recompensa en nuestro cerebro cambian y hay una creciente demanda de atención, lo que perpetúa una mentalidad adictiva.

Advertisements


Cuando actualizamos nuestra página, esperamos una gratificación instantánea. Pero, ¿qué sucede cuando no recibimos un me gusta, un mensaje o algún tipo de “recompensa”? Los recuentos del uso de las redes sociales por parte de los adolescentes han comparado la atención en línea con la popularidad. En consecuencia, la falta de atención constante en las redes sociales ha creado un círculo vicioso de ansiedad, soledad y depresión debido a la imposibilidad de recibir una recompensa “virtual”. En conjunto, las redes sociales pueden ser dañinas al distorsionar nuestra autoimagen y, si bien las plataformas de redes sociales ayudan a conectarnos, también pueden, irónicamente, hacernos sentir aislados, disminuir nuestra confianza en nosotros mismos y disminuir nuestra sensación general de bienestar.

Advertisements


Dado que las plataformas de comunicación e información han evolucionado tan rápidamente durante la última década, es necesario establecer límites entre lo que es beneficioso y lo que es potencialmente perjudicial para nuestra salud mental. Si bien las empresas de redes sociales deberían desempeñar un papel en la mitigación del comportamiento adictivo de las redes sociales, también parecería contrario al modelo comercial general. En ese caso, ¿quién se hace cargo? Quizás los maestros, tutores, proveedores de atención médica y el gobierno deban desempeñar un papel en la enseñanza y capacitación de las personas sobre cómo administrar su consumo de redes sociales. Este problema multifacético requiere un enfoque multidisciplinario.

Estudio identifica grupos que aún corren riesgo de sufrir COVID-19 grave a pesar de la vacunación

Los investigadores han identificado grupos de personas con mayor riesgo de morir o de sufrir una enfermedad grave por COVID-19 después de recibir una o dos dosis de la vacuna anti-COVID-19.

Advertisements

El estudio, realizado por la University of Oxford, en Oxford, Reino Unido, examinó el riesgo de COVID-19 grave que conduce a la hospitalización o la muerte 14 días después de un esquema completo vacunal, cuando se espera una inmunidad sustancial.

Los investigadores utilizaron la herramienta QCovid para analizar los resultados en adultos de 19 años o más entre el 8 de diciembre del año pasado y el 15 de junio de este año.

Utilizaron conjuntos de datos nacionales de la práctica general, la inmunización nacional y las pruebas de SARS-CoV-2, el registro de defunciones y los datos de episodios hospitalarios para analizar una muestra de más de 6,9 ​​millones de adultos vacunados. De ellos, 74,1% había recibido dos dosis de la vacuna anti-COVID-19.

La muestra incluyó 2.031 muertes por COVID-19 y 1.929 ingresos hospitalarios relacionados con COVID-19, de los cuales 81 muertes (4%) y 71 ingresos (3,7%) ocurrieron 14 días o más después de la segunda dosis de vacuna.

La edad media de las personas de la cohorte fue de 52 años.

Advertisements

Nueva herramienta “ayudará a identificar factores de riesgo”

Los hazard ratios (HR) por causas específicas fueron más altos para los pacientes con:

  • Síndrome de Down (HR: 12,7).
  • Trasplante de riñón (HR: 8,1).
  • Anemia de células falciformes (HR: 7,7).
  • Quimioterapia (HR: 4,3).
  • Residencia en hogar de mayores (HR: 4,1).
  • VIH/SIDA (HR: 3,3).
  • Cirrosis hepática (HR: 3,0).
  • Afecciones neurológicas (HR: 2,6).
  • Trasplante reciente de médula ósea o trasplante de órgano sólido alguna vez (HR: 2,5).
  • Demencia (HR: 2,2).
  • Enfermedad de Parkinson (HR: 2,2).

El estudio, publicado en The BMJ, encontró que la incidencia de mortalidad por COVID-19 aumentaba con la edad, la privación, ser hombre y para aquellos con etnia india y pakistaní.

Los mejores datos de investigación clínica del mundo

La Dra. Julia Hippisley-Cox, profesora de epidemiología clínica y práctica general en la University of Oxford, coautora del artículo, dijo: “Reino Unido fue el primer lugar en implementar un programa de vacunación y tiene algunos de los mejores datos de investigación clínica en el mundo. Hemos desarrollado esta nueva herramienta utilizando la base de datos QResearch, para ayudar al National Health System a identificar qué pacientes tienen mayor riesgo de resultados graves a pesar de la vacunación, para una intervención dirigida.

Advertisements

“Esta nueva herramienta también puede informar las discusiones entre médicos y pacientes sobre el nivel de riesgo, para ayudar a la toma de decisiones compartida”.

El Dr. Aziz Sheikh, profesor de investigación y desarrollo de atención primaria en la University of Edinburgh, en Edimburgo, y coautor del artículo, dijo: “Nuestra nueva herramienta QCovid, desarrollada con la ayuda de expertos de todo el Reino Unido, ha sido diseñada para identificar aquellos en alto riesgo que pueden beneficiarse de intervenciones como dosis de refuerzo de la vacuna o nuevos tratamientos como los anticuerpos monoclonales, que pueden ayudar a reducir el riesgo de progresión de la infección por SARS-CoV-2 a desenlaces graves de la COVID-19″.

La Dra. Hippisley-Cox agregó: “El riesgo individual siempre dependerá de las elecciones individuales, así como de la prevalencia actual de la enfermedad. Sin embargo, esperamos que esta nueva herramienta ayude a la toma de decisiones compartida y una evaluación de riesgos más personalizada”. Por medscape

Qué es el golpe de calor, sus síntomas y cómo atenderlo

Los llamados golpes de calor suelen ser uno de los enemigos invisibles de los atletas.

Advertisements

De acuerdo al portal de información de la Clínica Mayo, el golpe de calor es un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, generalmente como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas o del esfuerzo físico en altas temperaturas.

Eso es lo que le sucedió recientemete al liniero ofensivo de los Cowboys d Dallas, Ty Nsekhe, quien debió ser hospitalizado tras una práctica del equipo en Frisco, Texas.

El jugador de 35 años de edad, que entrenó en una temperatura mayor a los 90 grados Farenheit y con una humedad en el ambiente del 50 %, no reaccionó bien a la terapia de rehidratación por lo que debió ser hospitalizado.

Advertisements

Los signos y síntomas del golpe de calor incluyen los siguientes:

  • Fiebre de 104 °F (40 °C) o más
  • Cambios en el estado mental o el comportamiento, como confusión, agitación, dificultad en el habla
  • Calor, piel seca o sudoración excesiva
  • Náuseas y vómitos
  • Piel enrojecida
  • Pulso acelerado
  • Respiración agitada
  • Dolor de cabeza
  • Desmayos, que pueden ser el primer signo en los adultos mayores
Advertisements

Qué hacer

Si sospecha que alguien esta siendo víctima un golpe de calor, saque a la persona del calor inmediatamente, quítale el exceso de ropa y enfríela con lo que tenga a mano, por ejemplo:

  • Ponla en una bañera con agua fría o dale una ducha fría.
  • Rocíala con una manguera de jardín.
  • Pásale una esponja con agua fría.
  • Abanícala mientras la rocías con agua fría.
  • Colócale compresas de hielo o toallas húmedas frías en el cuello, las axilas y la ingle.
  • Cúbrela con sábanas húmedas frías.
Advertisements

Haga que la persona beba agua fría para rehidratarse, si puede hacerlo. 

No ofrezcas bebidas azucaradas, con cafeína o alcohólicas a una persona con golpe de calor.

Evite también las bebidas muy frías, ya que pueden provocar calambres estomacales.

Comience la reanimación cardiopulmonar si la persona pierde el conocimiento y no muestra signos de circulación, como respiración, tos o movimiento.

La salud del padre puede influir en las visitas del niño al hospital y a urgencias

Cuantos más trastornos concomitantes tenga un padre antes de la concepción de su niño, mayor es el riesgo de que el niño requiera una consulta en el servicio de urgencias o tratamiento intrahospitalario en los primeros 2 años de vida, indican nuevos datos.

Advertisements

No está claro si la asociación está relacionada con la biología, el estilo de vida, o ambos, pero los hallazgos representan una oportunidad para involucrar a los hombres en el asesoramiento previo a la concepción, indicó el Dr. Tony Chen, profesor clínico adjunto en urología en Stanford Health Care, en California, Estados Unidos, quien presentó los hallazgos de su equipo en el Congreso Anual de la American Urological Association (AUA) 2021.

“Estudios previos demuestran que solo 10% de los hombres busca asesoría previa a la concepción”, destacó el Dr. Chen, señalando que es mucho más común que las mujeres lo hagan.

“Si se combina el hecho con lo que vemos en nuestros datos, esto plantea una posibilidad importante de motivar a los hombres a que mejoren sus vidas y las de sus hijos”, añadió

Advertisements

Estudios previos se han centrado en gran medida en el efecto de la salud de la madre previa a la concepción sobre su niño, por lo que se sabe poco sobre la influencia de la salud del padre antes de la concepción.

El equipo del Dr. Chen utilizó datos de 2009 a 2016 de la base de datos IBM MarketScan Research, que recoge información sobre la atención a la salud intrahospitalaria y extrahospitalaria en personas con seguro privado y laboral.

De los 295.355 niños y 278.735 niñas que nacieron durante el periodo del estudio, 34,9% tuvo por lo menos una consulta en el servicio de urgencias y 6,0% tuvieron un ingreso hospitalario.

Se utilizaron códigos de diagnóstico para determinar cuántos componentes del síndrome metabólico (hipertensión, diabetes, hiperlipidemia y obesidad) tenían cada madre y padre.

Advertisements

Las probabilidades de un ingreso hospitalario o de una consulta en el servicio de urgencias aumentaron a medida que se incrementó el número de trastornos concomitantes del padre, después del ajuste con respecto al año de nacimiento, región, sexo de la descendencia, edad de la madre, síndrome metabólico materno, prematuridad, ingreso a la unidad de cuidados intensivos neonatales, bajo peso al nacer, tiempo de seguimiento y antecedente de tabaquismo parental.

Por ejemplo, el niño de un padre con dos componentes del síndrome metabólico tuvo 13% más probabilidades de requerir hospitalización en los primeros 2 años de vida que el niño de un padre sin componentes del síndrome (intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 1,08 a 1,19). Y el hijo de un padre con tres o más componentes del síndrome metabólico tuvo 22% más probabilidades de acudir al menos a una consulta en el servicio de urgencias (IC 95%: 1,15 a 1,29) y 48% más probabilidades de tener al menos tres consultas que el niño de un padre sin ningún componente (IC 95%: 1,36 a 1,61).

“La tasa de hospitalización fue más alta en el grupo de 0 a 6 meses de edad y más baja en el grupo de 18 a 24 meses de edad”, informó el Dr. Chen. Lo mismo fue aplicable a la tasa de consultas en el servicio de urgencias.

Advertisements

Es posible que los hombres con problemas de salud acudan a un médico con frecuencia antes de la concepción y, por tanto, podrían sentirse más cómodos de llevar a su niño al servicio de urgencias que alguien que no acude con frecuencia al médico, señaló el Dr. Petar Bajic, urólogo en el Center for Men’s Health del Glickman Urological & Kidney Institute, en Cleveland, Estados Unidos.

Pero se necesita más investigación para crear conciencia sobre la disponibilidad del asesoramiento previo a la concepción y sus beneficios tanto para hombres como para mujeres, comentó a Medscape Noticias Médicas. Tal asesoría puede ocurrir en contextos médicos muy diferentes.

“Hay varias oportunidades para mejorar la calidad de la asesoría que proporcionamos a las parejas. También necesitamos incrementar la cantidad de información en línea, pues sabemos que muchas parejas están obteniendo información educativa en internet y debemos asegurarnos de que haya fuentes confiables respaldadas por la evidencia” concluyó el Dr. Bajic.

El Dr. Chen y el Dr. Bajic han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Medscape

Marcia Frellick es periodista independiente con sede en Chicago. Previamente ha colaborado con Chicago Tribune, Science News y Nurse.com, y fue editora en el Chicago Sun-Times, el Cincinnati Enquirer y el St. Cloud (Minnesota) Times. Sígala en Twitter en @mfrellick.

No se observan diferencias de sexo en la prevalencia de la espondilitis anquilosante

Un nuevo estudio cuestiona el conocimiento reumatológico convencional en torno a la espondilitis anquilosante al informar que en realidad no existen diferencias de sexo en la prevalencia de la enfermedad. Los investigadores no encontraron diferencias estadísticamente significativas en las tasas entre hombres y mujeres con base en un análisis de registros médicos militares.

Advertisements

“Nuestros hallazgos cuestionan la creencia generalizada de que la espondilitis anquilosante en Estados Unidos ocurre con mucha mayor frecuencia en hombres que en mujeres”, afirmaron los autores del estudio, dirigidos por el científico de datos, D. Alan Nelson, Ph. D. de la Stanford University en California, Estados Unidos, en un estudio publicado el 30 de agosto en Arthritis Care & Research.

Los investigadores realizaron el estudio para llenar un vacío en el conocimiento en torno a las tasas de casos según sexo. “La incidencia de la espondilitis anquilosante en Estados Unidos no se ha estudiado bien y no está completamente caracterizada”, señalaron.

Aun cuando la espondilitis anquilosante es bastante frecuente y afecta a cerca de 1% de la población adulta estadounidense (2,5 millones de personas), solo en un estudio de población publicado se han examinado las tasas por sexo en Estados Unidos. En ese estudio se efectuó seguimiento de casos en el Condado de Olmsted, en Minnesota, durante 1980 a 2009 y se encontró que el cociente de casos de hombres frente a mujeres era de 3,8:1, lo cual fue “congruente con las estimaciones más recientes” en ese tiempo.

Advertisements

Sin embargo, la población en ese estudio en 1980 era 100% caucásica, señalaron los autores del nuevo estudio. Mientras tanto, en un estudio canadiense en que se efectuó seguimiento a una población de Ontario de 1995 a 2010, se observó que las tasas de espondilitis anquilosante en mujeres estaban aumentando y que se estaban reduciendo las diferencias de sexo.[3]Las tasas de espondilitis anquilosante como un todo también casi se triplicaron, posiblemente a causa de una mayor concientización.

Para el nuevo estudio los investigadores hicieron un seguimiento retrospectivo de 728.556 miembros militares de Estados Unidos que se sometieron a detección de dorsalgia basada en la guía durante 2014 a 2017. La población del estudio era aproximadamente 68% de raza blanca, 22% de raza negra, 5% asiática o de las islas del Pacífico y la restante pertenecía a otras razas o se desconocía. Alrededor de 85% era de sexo masculino.

Se efectuó seguimiento a los participantes por una media de 2,21 años, y a 438 (0,06%) se les diagnosticó espondilitis anquilosante por lo menos una vez durante ese periodo.

Advertisements

Los investigadores observaron que las tasas de espondilitis anquilosante en hombres frente a mujeres fueron similares (cociente de tasas de incidencia: 1,16; = 0,23; odds ratio ajustado [ORa]: 0,79; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,61 a 1,02; = 0,072).

Los investigadores también encontraron que los de raza blanca tenían más probabilidades de desarrollar espondilitis anquilosante que los de raza negra (ORa: 1,39; IC 95%: 1,01 a 1,66; = 0,04).

El riesgo de espondilitis anquilosante aumentó con la edad, informaron los investigadores y las probabilidades aumentaron siete tantos en la población de 45 años y más frente a la población de menos de 24 años (ORa: 7,3; IC 95%: 5,7 a 10,3; < 0,001).

Los investigadores señalaron que en su estudio se analizó una población más diversa que en el estudio previo de Minnesota. También es posible que los resultados de los dos estudios fueran diversos a causa de las diferencias en las definiciones de diagnóstico de espondilitis anquilosante o la imprecisión en los códigos de diagnóstico, afirmaron.

Advertisements

Los investigadores añadieron que “el hallazgo de un cociente de prevalencia de hombre-mujer de 1,21 para la espondilitis anquilosante en el estudio canadiense de Ontario también en general fue congruente con nuestros hallazgos. De un modo similar a nuestra población del estudio, la población canadiense fue racialmente más diversa que la población del estudio de Olmsted en los tiempos de ambos estudios”.

Algunas limitaciones del estudio incluyen el hecho de que la población militar no es una muestra aleatoria y puede tener bajas tasas de espondilitis anquilosante. “Es muy probable que la mayoría de los casos clínicamente evidentes de espondilitis anquilosante se hubieran detectado antes del reclutamiento en el servicio militar”, escribieron en su artículo. “Las diferencias entre los miembros del servicio militar y la población general pueden explicar por qué observamos una asociación diferente entre la incidencia de espondilitis anquilosante y la edad, en comparación con la notificada en estudios previos. El riesgo creciente de espondilitis anquilosante con la edad adulta que observamos podría reflejar patrones de alta selectivos relacionados con síntomas muy tempranos de espondilitis anquilosante en esta población”.

El estudio fue financiado en parte por una beca de la Spondylitis Association of America. En el manuscrito no se declaró ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge, parte de la Red Profesional de Medscape. 

Nueva mutación puede ser causa no reconocida de muerte súbita del lactante

Una lactante previamente sana que sobrevivió al paro cardiaco súbito en su domicilio resultó después con una mutación genética de novo en el gen SOS1 probablemente patógena, que puede ser una causa no reconocida de muerte súbita del lactante, informan médicos de Missouri en Estados Unidos.

Advertisements

Las variantes del gen SOS1 están relacionadas con el síndrome de Noonan, un trastorno genético que afecta a la vía de señalización de RAS/MAPK. Sin embargo, al examinar a la lactante en el hospital no tenía ninguno de los hallazgos cardiacos estructurales habituales que son típicos del síndrome de Noonan, como valvulopatía o miocardiopatía hipertrófica.

“Hasta la fecha, este es el primer caso notificado de un paro por fibrilación ventricular en un paciente con una variante relacionada con rasopatía previa al desarrollo del fenotipo cardiaco estructural típicamente asociado y puede representar una causa previamente no reconocida de muerte súbita del lactante”, afirmaron el Dr. Christopher W. Follansbee y la Dra. Lyndsey Malloy-Walton, del Ward Family Heart CenterChildren’s Mercy Kansas City, en la Ciudad de Kansas, Missouri, y la University of Missouri School of Medicine, en Columbia, Missouri.

Advertisements

“Las pruebas genéticas en casos de muertes súbitas cardiacas o abortadas identificables, incluso en niños previamente sanos, pueden servir para establecer un diagnóstico, determinar el pronóstico y evaluar el riesgo para los familiares”, añadieron en un comunicado de prensa.

El Dr. Follansbee y la Dra. Malloy-Walton describieron el caso en un informe publicado en el número de agosto de Heart Rhythm Case Reports.

Detalles del caso

El caso implicó una lactante de 2 meses de edad que no se despertaba de forma habitual para alimentarse por la mañana. La madre la encontró flácida, pálida y con dificultad para respirar.

Cuando llegaron los servicios médicos de emergencias la lactante no tenía pulso. Se inició la reanimación cardiopulmonar y un desfibrilador externo reveló fibrilación ventricular burda. Se administró un electrochoque inicial de 10 J con la conversión a un ritmo auricular con conducción ventricular anómala.

a

Advertisements

La lactante desarrolló ectopia cada vez con más frecuencia antes de que degenerase en fibrilación ventricular. Un segundo electrochoque con 20 J no tuvo éxito, pero un tercer electrochoque de 20 J logró convertir el ritmo a sinusal con conducción ventricular anómala y ectopia auricular con reanudación de la circulación espontánea.

Una mirada a los pacientes con COVID-19 persistente

Están aumentando los casos pediátricos de COVID-19, por lo que no es sorprendente que empiece a incrementarse el número de síntomas persistentes en este grupo etario. ¿Quiénes son estos pacientes pediátricos con COVID-19 persistente y en qué se distinguen de sus contrapartes adultas? La respuesta dista mucho de ser clara debido a que no están bien definidos los términos COVID-19 persistente y síntomas prolongados de COVID-19. Sin embargo, sospecho que descubriremos que serán similares en muchos aspectos.

Advertisements

En un reciente ensayo invitado en The New York Times, dos profesores de la Harvard Medical School, en Boston, Estados Unidos, Dr. Adam Gaffney y Dr. Zackary Berger, tratan de inyectar sentido común en el fenómeno del paciente con COVID-19 persistente.

Los autores dividen a los pacientes con COVID-19 persistente en tres categorías:

  1. La primera incluye a los que presentan tos persistente y fatiga hasta por 3 meses, una evolución inesperada para los que se recuperan de una enfermedad respiratoria importante, como neumonía.
  2. La segunda incluye a los pacientes que desarrollaron síndrome de dificultad respiratoria aguda durante el curso de su infección. Estos individuos desafortunados probablemente sufrieron daño pulmonar que puede haber desencadenado daño renal y delirium,  y es posible que nunca recuperen la función completa.
  3. El tercer grupo incluye a los pacientes que refieren una amplia variedad de síntomas menos específicos que incluyen, pero no se limitan a, fatiga intensa, niebla cerebral, disnea, síntomas digestivos, dolor crónico y palpitaciones.
Advertisements

Los autores del ensayo hacen referencia a varios estudios en los cuales hubo escasa correlación, en el mejor de los casos, entre las manifestaciones de estos pacientes y sus niveles de anticuerpo. De hecho, en un estudio de adolescentes se descubrió que en un grupo con síntomas similares muchos de los individuos no tenían datos serológicos de infección por SARS-CoV-2.

Lamentablemente el lego, los medios de comunicación y algunos médicos no hacen diferenciaciones entre estos tres grupos y los combinan todos bajo el término general de COVID-19 persistente. La confusión resultante siembra ansiedad injustificada en el primero y el tercer grupo, y puede evitar que algunos individuos reciban la atención adecuada que merecen.

Advertisements

Sospecho que como yo, muchos de ustedes ven algunas similitudes entre este tercer grupo de pacientes con COVID-19 persistente y adolescentes cuyos síntomas persistentes no encajan muy bien con su enfermedad primaria. Me vienen a la mente de inmediato los pacientes etiquetados con el diagnóstico de síndrome posconmoción o enfermedad de Lyme crónica. En los dos trastornos muchos pacientes tenían algún dato de daño grave por el episodio inicial, pero continuaron presentando diversos síntomas, como fatiga grave y niebla cerebral.

Hemos hecho un trabajo muy insatisfactorio en el manejo asistencial adecuado de estos pacientes. Y hay muchos de ellos. Una gran parte del problema es el etiquetado. En los viejos tiempos se podría haber dicho que estos pacientes tenían síntomas “psicosomáticos”. Sin embargo, aunque puede ser una descripción precisa, como el término “retraso”, se ha manchado permanentemente. Por suerte, la mayoría somos lo suficientemente inteligentes para evitar decir a estos pacientes que todo esto es cuestión mental.

Advertisements

Sin embargo, puede ser difícil convencer a una persona de que muchos de sus síntomas pueden ser resultado de la lesión psicológica por la enfermedad original en combinación con otras tensiones y factores relativos al estilo de vida. La tarea puede dificultarse en particular cuando sigue habiendo médicos que omiten o ignoran lo evidente y se enfrascan en iniciar tratamientos que no solo son ineficaces, sino que pueden distraer del verdadero trabajo de escuchar y hacer participar a estos pacientes, cuyo sufrimiento puede ser tan real como el de las personas con COVID-19 persistente con daño estructural.

El Dr. Wilkoff ejerció como pediatra de atención primaria en Brunswick, Maine, durante casi 40 años. Ha sido autor de varios libros sobre pediatría conductual, incluyendo “Cómo decir no a tu preescolar”. Aparte de un estetoscopio de Littman que aceptó como estudiante de primer año de medicina en 1966, el Dr. Wilkoff ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge, parte de la Red Profesional de Medscape.

Un buen sueño nocturno se vinculó con menos riesgo de arritmias

Dormir bien toda la noche conlleva menos riesgo de arritmias cardiacas, señala una nueva investigación.

En un estudio de población grande con más de 400.000 pacientes, investigadores observaron que un patrón de sueño saludable se relacionaba con menos riesgos de fibrilación auricular y bradiarritmias.

Advertisements

Un buen sueño nocturno se relacionó con una disminución de 29% en el riesgo de fibrilación auricular y de 35% en el de bradiarritmias.

El estudio fue publicado el 13 de septiembre en la versión electrónica de Journal of the American College of Cardiology.

“Recientemente se han dado a conocer datos que vinculan los patrones de sueño con el riesgo de presentación de una arritmia cardiaca”, señaló a Medscape el autor principal, Dr. Lu Qi, Ph. D., catedrático y profesor distinguido HCA RegentsTulane University, en Nueva Orleans, Estados Unidos.

“La mayor parte de los estudios previos solo se ha enfocado en el patrón de sueño individual, sin considerar los patrones de sueño generales, pero sabemos que los diversos comportamientos del sueño están típicamente correlacionados”, destacó el Dr. Qi.

Advertisements

UK Biobank

Los investigadores, dirigidos por el Dr. Xiang Li, Ph. D., también de la Tulane University, analizaron los patrones de sueño de 403.187 personas en la gran base de datos prospectiva UK Biobank, que contiene información genética y de salud de medio millón de individuos británicos.

Los participantes completaron un cuestionario en pantalla táctil sobre su patrón de sueño. Un patrón de sueño saludable se definió según cronotipo (si la persona dormía por la mañana o por la noche), duración del sueño, insomnio, ronquidos y somnolencia diurna.

Cada factor de sueño se codificó con 1 si se consideraba sano y 0 si no se consideraba sano. Se utilizó la suma de cinco factores relacionados con el sueño para calcular una puntuación de índice de patrón de sueño.

Una puntuación de 4 o 5 indica un patrón de sueño sano, una puntuación de 2 o 3 indica un patrón de sueño intermedio y una puntuación de 1 o 0 indica un patrón de sueño deficiente.

Los investigadores observaron una incidencia progresivamente mayor de fibrilación auricular y bradiarritmias a medida que empeoraban progresivamente las puntuaciones del patrón de sueño.

El patrón de sueño saludable se relacionó significativamente con menos riesgo de fibrilación auricular o aleteo auricular (hazard ratio [HR]: 0,71; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,64 a 0,80) y menos riesgo de bradiarritmias (HR: 0,65; IC 95%: 0,54 a 0,77), pero no con arritmias ventriculares, en comparación con un patrón de sueño deficiente.

Esto fue aplicable después del ajuste con respecto a factores demográficos, estilo de vida y riesgo genético.

Advertisements

Generador de hipótesis

En un editorial adjunto, el Dr. Alan Kadish, presidente de New York Medical College, y el Dr. Jason Jacobson, del Departamento de Cardiología del New York MedicalCollege, en Valhalla, Estados Unidos, señalaron: “El estudio resalta las fortalezas y las debilidades de la investigación en una gran base de datos de la población”.

Una fortaleza es el tamaño del banco de datos. Esto permite a los investigadores generar y evaluar una hipótesis y también les permite utilizar información clínicamente disponible para dar respuesta a preguntas de investigación importantes, afirmaron el Dr. Kadish y el Dr. Jacobson.

“La fortaleza del estudio es que tuvo una población muy grande y se utilizó un análisis refinado de los factores relativos al sueño, pero básicamente el estudio es generador de hipótesis, más que definitivo, debido a un par de debilidades importantes”, comentó el Dr. Kadish a Medscape.

“Hubiera sido mucho más útil saber el tipo y la duración de la fibrilación auricular, la gravedad de la bradiarritmia y los tipos de arritmias ventriculares, todos los cuales no estuvieron disponibles debido a que este fue un estudio de población grande”, dijo.

El Dr. Kadish también señaló que este es un estudio de asociación, por lo que no se puede establecer la causalidad. Algunos factores que podrían ocasionar trastornos del sueño, como estrés psicológico, podrían causar una arritmia y la presentación de un trastorno del sueño simplemente puede ser un epifenómeno, añadió el Dr. Kadish.

Advertisements

Vale la pena realizar estos análisis basados en una gran población, añadió, siempre y cuando se interpreten de forma apropiada.

“Hay cosas que se pueden aprender de contar con poblaciones muy grandes para generar hipótesis, lo cual no se podría hacer si se estudiara un millar de pacientes en un estudio clínico. Aquí los autores demostraron que la fibrilación auricular puede deberse a tipos de trastornos del sueño sutiles. A fin de validar este estudio necesitaríamos ver si mejorar la calidad del sueño en personas con fibrilación auricular mejora su fibrilación”, indicó.

“Los estudios de población grandes proporcionan una señal de que hay algo que investigar. Actualmente hay quienes argumentan que los estudios de grandes datos de la población pueden dar respuesta a preguntas del mundo real, ante la falta de un estudio aleatorizado y está por determinarse si ha aumentado la aceptación de este punto de vista. Por ejemplo, ¿alguna vez la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos aprobará un fármaco o un tratamiento sin un estudio aleatorizado?”, destacó.

“Esto todavía no está definido, pero lo que diría es que al igual que con cualquier otra cosa, es importante la calidad del estudio de la población. En mi opinión, este estudio no tuvo el refinamiento necesario para ser algo más que una hipótesis”, concluyó el Dr. Kadish.

Por: Fran Lowry, Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.